Columnistas
Tendencia

Baúl Analítico

Pandemia lección de vida 

Gabriel Avila 

Diciembre, capítulo número 12 de este libro de vida al que conocemos cómo 2020, sin duda alguna este año nos deja un aprendizaje que sirve de lección para cualquier ser humano, desde el más rico y poderoso hasta el más simple y ordinario mortal sin distinción alguna de clase social y es que podemos comprobar que la vida le puede cambiar a cualquier ser humano en todo momento, nadie está exento de sufrir una tragedia o desgracia, pues hay cosas que el dinero no puede comprar como la salud, educación, calidad humana, así como los valores y principios que caracterizan a los ciudadanos civilizados como la moral y ética social, mismos que conforman una sana convivencia para tener un entorno social pacificó, donde impera el respeto e igualdad entre individuos y amor al prójimo.

La pandemia es una lección y marca profunda que deja este año pues con ella aprendimos lo frágiles y vulnerables que somos como seres humanos y es que esta ha dejado alrededor de 1,5 millones de muertes alrededor del mundo según la OMS (Organización Mundial de la Salud) (OMS, 2020) una cifra trágica y que en esas cifras van padres, madres, abuelos, tíos, primos, familiares, amigos, compañeros, etc. Y van desde el más rico y famoso, hasta el más pobre y ordinario, pero sin duda alguna lo importante aquí es que este virus no reconoce edad, sexo, ni clase social, afortunadamente no todas las personas que se han contagiado fallecieron, hay quienes viven para contarlo.

En el caso de México la secretaría de salud informa que contamos México suma en el corte del pasado 29 de diciembre 123,845 muertes por Covid-19, con un millón 401 mil 529 casos de contagios confirmados de coronavirus, según informan autoridades de la Secretaría de Salud. (El Universal, 2020)

Como podemos observar las estadísticas a nivel mundial y nacional no son nada favorables ni alentadoras, tan es así que el pasado 27 de diciembre del presente año el gobernador del Estado de Colima anunció que dio positivo al coronavirus Covid-19 en su cuenta de Twitter, la pandemia siempre a sido cosa seria y si bien en los primeros meses el estado de Colima se manejó como uno de los mejores en atender la cuarentena con el paso de los la situación se a salido de control y que gracias a la inconsciencia y falta de educación cívica, cultural y social los números de contagios lejos de disminuir han aumentado considerablemente, tan es así que cerraremos el año con el virus activo y presente en nuestros hogares, escuelas, negocios, hospitales, etc. Vivito y coleando como dicen en la cultura popular.

Afortunadamente Gracias a la Fe, podemos tener esperanza de que el panorama cambie para el próximo 2021, pues lo primero que debemos hacer como sociedad es no bajar la guardia y tomar las medidas sanitarias que se deben acatar para la sana convivencia social durante la pandemia, el uso del cubre bocas en la vi pública y establecimientos convivencia, así como portar gel antibacterial, tomarse la temperatura, no saludar de mano y beso, evitar aglomeración de personas, etc. Así como confiar en la ciencia y tecnología y considerar si es viable o no vacunarse con la nueva vacuna que acaban de lanzar para tratar el virus, pues cómo dicen por ahí, caras vemos corazones no sabemos, la vacuna es nueva, por tanto no sabemos si es viable o no vacunarse pues puede ser contraproducente, la verdad aquí es que con base a las estadísticas y estudio de casos es fácil comprender que no bajar la guardia y tomar enserio las medidas de sana distancia y aislamiento social son las mejores armas para combatir esta batalla contra el virus, estamos en una temporada de cierre de ciclos, por ello debemos de crear una conciencia colectiva y pulir la educación que tenemos como ciudadanos, pues la principal arma para combatir la problemática social es el empoderamiento ciudadano.

Este año fue un Annus Horribilis como lo dijo la reina Isabel II en su discurso Guildhall, el 24 de noviembre de 1992 en su 40 aniversario de coronación.

Durante el año hubo altas y bajas por la cuestión de la pandemia, pero sin duda alguna debemos de tomar lo mejor de la trágica etapa que vivimos a nivel mundial y aprovechar el tiempo para construir un mejor futuro y tener un crecimiento espiritual y terrenal que nos permita evolucionar para que el desarrollo social se vea reflejado en todos los niveles, ya que evolucionando a tal grado podemos conocer el amor propio y darlo al prójimo, lo que permitirá tener un entorno de paz social.

Show More

Related Articles

Deja un comentario

Back to top button
Close